viernes, 19 de febrero de 2010

InTrOduCCiÓn


A pesar de todos los inconvenientes que tienen los productos ferrosos (hierro, acero y fundiciones) por ser muy pesados, oxidarse con facilidad y ser difíciles de trabajar, entre otros, son de los más usados en la actualidad. Basta observar nuestro entorno para encontrar multitud de productos construidos con este tipo de material.

Las aplicaciones más significativas a las que se destinan los materiales ferrosos son la construcción de puentes, estructuras de edificios, barcos, trenes, coches y utensilios domésticos (ollas, grifos, cucharas, etcétera).Ej.:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada